Hacer pausa si no se desea escuchar

miércoles, 11 de noviembre de 2015

MI PIANO MURIÓ



            MI PIANO MURIÓ


  Más ese piano sigue emitiendo bellas melodías,
 
  sonidos que rebotan en los cuerpos celestes

  a través del éter.


  Pobre piano viejo, desafinado, guardado en el desván

  enmohecido, teclas amarillentas, bisagras oxidadas,

  telarañas, olor a madera humedecida, pintura agrietada,

  guardado en aquella  casa vieja.


  Tu ida me dejó la huella del silencio.

  Cerré la tapa, alli quedaron lindos y sensuales  recuerdos.

  Ya solo la polilla y la carcoma,

  únicos sabedores  de nuestros secretos.


  Pobre piano viejo, pero muy querido.
 
  ya  solo emite algún sonido, cuando por encima

  las huellas  de la gata, en su paseo nocturno,lo vista.

  Mas hoy lo he querido visitar,
 
  te he quitado el polvo,

  más no me he  atrevido a tocar.

  Sentía la sensación de mancillar,

  mis dedos tempblorosos quedaronparalizados.


  Una rara sensación recorre mi cuerpo,

  cuando me acerco, siento electrificado mis sentidos,

  percibouna fuerte sensación de cefalea intensa,

  vasos dilatados, sangre que  fluye  rápida,

  que a  modo de galope, hacía palpitar mi corazón.


  Dando voces te llamo, solo me respode el éco

  de las cauatro paredes ya vacías,

  junto al sonido de una desafinada cuerda.


  Insisto en llamarte y ya  no estás.

  Solo me hablan los colores del arcoiris de tu cuerpo,

  el blanco y negro de tus ojos siempre conjuntados

  con el color de mi piano viejo


  Jose I. Roca H
  (Derechos reservados)


 

4 comentarios:

Café Literario dijo...

No dejes que el piano muera, sigue escribiendo estimado poeta. Saludos.

Jose dijo...

Muchas gracias poetisas por vuestros Buenos deseos. Lo visité y sigue vivo, escuché pasar por encima de las teclas los pasos de la gata y solo noté que el eco del sonido era audible, si bien más debilitado por la edad.

Jose dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.