Hacer pausa si no se desea escuchar

lunes, 11 de enero de 2010

MOMENTOS DE LA VIDA




Fragnentado interiormente,
indagando hasta en los confínes,
creyendo que los raíles de un tren
se unían en un punto infinito.

Batallé denotadamente, incansable,
para intentar encontrar aquel lugar.
Desilusionado,destrozado, exausto,
después de caminar en laberinto perdido,
encontré el espejismo divino
de un oasis, sediento, bañado solo
por la sangre de mis heridas
de unos piés cansados, humillados
y destrozados del caminar agreste,
encontre que solo quedaba
una ciudad perdida, el apellido
de un perfume de aromas desconocidas
de azmiscle y laurel.

La textura elucubrada
de una epidermis dorada
preludio de esperanza eterna,
antesala del último verbo,
la llegada de mi ocaso,
allí, donde la luz se hace grís
fragnentada la lejanía,
se detiene el recuerdo
de aquellos ojos negros.


Jose I Roca H
(Derechos de autor
reservados)

5 comentarios:

catalinaladivina dijo...

Profundos momentos de vida,vistos con la perspectiva de un poeta,que sabe enlazar los mejores versos junto a los sentimientos del alma.
¡Felicitaciones José Ignacio!¡Y muchas bendiciones para este 2010!

José Ignacio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Ignacio dijo...

José Ignacio dijo...
Gracias miles,Elsa, por pasar y compartir estas letras locas que desvariadas vienen y van.
Tus letras las recibo con una paz que sosiegan mi alma.Me llenan de alegría.
También te felicito junto a los tuyos con un calor familiar muy especial.
Por supuesto también.. ¡Muchas bendiciones en éste año que se inicia!
Jose Ignacio

josep dijo...

Sabes utilizar metáforas y símiles para crear descripciones muy bien logradas sobre las emociones, la naturaleza, y los sentimientos. Este poema es de una lectura muy agradable.
Visitaré más seguido tus páginas.
Un abrazo
José

José Ignacio dijo...

Josep
Muy agradecido por compartir este poema y dejar tu valioso comentario el cual honra mi página.
Un abrazo
Jose Ignacio