Hacer pausa si no se desea escuchar

domingo, 2 de mayo de 2010

LA LONTANANZA EN SILENCIO





LA LONTANANZA EN SILENCIO


Paseos solitarios.
Arboles buscando la luz.
Sombras difuminadas.


Miro hacia lo más alto
cielo azul, sol.
Castilllos erosionados
heridos por el tiempo.
Un día serán naípes caídos.


Noches embrujadas, silencio roto
por el chasquido de mis pisadas;
en mi caminar ya cansado y lento
escucho mi jadeante respirar.


Noches misteriosas
invitan a la reflexión
bajo los bosques y jardines
de mi Alhambra.


Rosas rojas de Abril
que embalsaman
con su perfume
mi alma, hoy triste
y desolada.


¡ Mil suspiros,
mil recuerdos!
Cascadas de agua
que refrescan mi mente.
Se repira, vida, y naturaleza.


Blancas palomas
surcan el cielo.
Bosquedal impenetrable.
Olor a humedad,
rayos de luz
 bajo el efecto Tyndal.


Senderos con bancos de piedra
vacios, yermos y deslustrados,
esperando ser testigos
de un amor.


Hiedra vigorosa, adherida fuertemente
al viejo tronco cortado y muerto,
huella y reliquia de un pasado.
Recuerdos guardados en cajas de cartón.


...Y la vida presente no se detiene
pasa inexorable hacia la eternidad.


  Jose I Roca H
  2704010
( Derechos reservados)

4 comentarios:

Sole dijo...

Admiración es lo que siento por su poesía la cual transporta el alma con sus versos a ese mundo suyo, repleto de amor, calidez, en donde nos sentimos guardados y seguros.
Me ha gustado su blog , pero mucho mas su estilo para escribir.
Mis mas sinceras felicitaciones, regresaré a leer sus poemas.

Saludos,
Sole

José Ignacio dijo...

Sole placer conocerle a través de las letras; demasiado halágo para tan pobres garabatos,no obtantes si le agradó doblemente agradecido, aqui tiene un amigo.
Mil gracias por su felicitación y por participar.
También visitaré su blog.
Saludos
Jose Ignacio

Vicky E.Durán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose dijo...

Vicky, tu comentario me hacía recordar el poema¡ Siempre libre!¡Ay, silencios rotos solo por el chasquido de tus pisadas en ese camino a veces tan árido,pedregoso e incomprendido y esos bosques que a veces no dejan entrever los rayos de luz, mas en ese caminar de la vida, se encuentra uno bancos de roca frios y solitarios para poder descansar y proseguir el camino sin regreso.
El silencio no ofende, solo produce tristeza. Es bello meditar en ese alto en el camino.
Besos amiga Vicky.
Jose