Hacer pausa si no se desea escuchar

sábado, 23 de octubre de 2010

MI HAYEDAL



Hoy, nuevamente te he visitado
y me recibes vestido de fiesta,
con un saludo te hablo
y me contesta el sonido de tus hojas.

Tú, bosquedal que lo hago mío
 y conmueves mis entrañas.
Tú, bosquedal  amado ,
que tanto misterio guardas.

Cuando me acerco en el estío,
te vistes y  recibes de verde gala
 ¡Tu hayedal, rebosante de vigor!
erguido como una carpa
capaz de eclipsar mil soles.

Recién llegado el otoño
te vuelvo a visitar
y tu vestimenta  es de la más
apreciada gala.
Hojas pintadas de mil tonalidades,
rojas, doradas, ocres, amarillentas.

¡Tú haya, reina,  querida,
Pronto quedarás desnuda, impúdica.
Ya las hojas desprendidas
 yaceran dormidas a tus piés,
muertas, más infundiendo calor
y cobijando tus entrañas.

¡Oh, haya querida, " Fagus sylvática ",
con razón te llamas así,
porque tus frutos los hayucos,
darán tu alimento invernal.

Tu reina haya, en la que tu mundo
se mueve en torno a la humedad,
lleno de nieblas y boiras
que desde iniciada la alborada
ya seducen tu corazón.
Nieblas que pegadas a tu cuerpo
y a tu piel hacen el amor.
¡ Haya seductora, sensual y erótica,
solitaria y en silencio  haces que tu penumbra
inviten al amor.

¡ Ay, hayedal amado, querido , deseado,
me seduce el aroma a tierra mojada,
me invitas a soñar  pisando tus hojas húmedas,
a sentir el eco  y gemido de la mujer amada.

Jose I Roca  H
(D. Reservados)

8 comentarios:

Vicky E.Durán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose dijo...

Gracias Vicky, asi es, llevas razón, no recuerdo exactamente cuando lo publiqué. Sabes bien que en mi vida hay un antes de 2006 y un después.
El poema anterior " Me he acordado de ti ",si recuerdo fue a mi regreso de las vacaciones del 2005, después al año siguiente no pude tener periodo vacacional,por tanto éste fue posterior... pasa que lo he retocado y actualizado algo, porque mi desoe es tenerlos en CAFE LITERARIO, para mis amigos/as.
Gracias por tu comentario. Hoy disfruto de mi "otoño granadino "
Besos
Joe

Café Literario dijo...

J.I. YO AL IGUAL QUE LA BELLA CREO QUE YA LO LEÍ,PERO IGUAL ES UN DELEITE VOLVER A HACERLO AMIGO!!! QUE HERMOSO DEBE DE ESTAR ESE HAYEDAL,SABES? ES UN PLACER DISFRUTAR TU POESÍA.UN ABRAZO CON CARIÑO,VICI SALIO BIEN DE SU CIRUGIA...

Café Literario dijo...

HOLA YO DE NUEVO AY SALIO MAL MI COMENTARIO!!! JEJEJ BUENO SOY PENTRY,IRMA,VICKI SALIO BIEN DE SI CIRUGIA EL JUEVES VOY YO A CUIDARLA PRIMERO DIOS,UN ABRAZO AMIGO.

Jose dijo...

Irma,doblemente agradecido,me alegra que te haya vuelto a agardar, es cierto que ese hayedal se encuentra en el Valle de la Pineta ( Pirineo aragones), allá donde nace el río Cinca
Es un paraíso de naturaleza viva.
Agradecido aun más por haber tenido conocimiento por tu parte de la exitosa IQ a que fue sometida nuestra querida amiga Vicky, pensé que sería rápida, pero no tanto, asi que me emocioné
y como no,tú que sabes de mi sensibilidad,algunas lágrimas ¿Por qué no ser sincero, rodaron de alegría incontenida, no era para menos,
pués cualquier cosa que os ocurra a vosotros/as, que Dios no quiera es parte mía, como si le ocurre a mi familia
Bendiciones y mil gracias.
Un abrazo con todo mi cariño
Jose

Jose dijo...

Irma, ¿ por que llego mal tu comentario? Jajaja, por aqui llego muy bien, doblemente agradecido.
Abrazos sinceros
Jose

ARAMIS dijo...

es algo bello caminar por se santuario de hayas y sentir el aire
por las mejillas transitar y ese sonido que entre las ramas dan
la paz al espiritu viene a dar.

que bello es tu escrito amigo sobre tu hayedal y esea paz que da


un saludo fraternal desde........

un mar de sentimintos.

José Ignacio dijo...

Aramis,querido amigo,muchas gracias por tu comentario, realmente es inmensa esa sensación, puro contacto con la Naturaleza. Percibes como ella te habla en el silencio y cuando ese silencio es interrumpido por el viento surgen instrumentos y silbidos, al cortar por las ramas, a modo de melodías que desencadenan en tu alma lo sentimientos más profundos.
Hay que vivirlo para comprenderlo
Abrazos sinceros
Jose Inacio